Pulsa "Enter" para saltar al contenido

5 consejos para reconocer un pescado fresco.

Escoger un pescado fresco es un completo dilema al que todos no tenemos que enfrentar al momento de comprar, porque, mayormente nos equivocamos al no saber identificar cuando es un mal pescado.

La frescura de un pescado está en función del tiempo transcurrido desde su captura hasta el momento en que lo consumimos.

Por eso te traemos estos consejos que te serán de mucha ayuda.

5 consejos para reconocer un pescado fresco.

La piel y la firmeza de la carne.

Las escamas deben estar fuertemente adheridas a la piel y bien unidas entre sí, así como deben conservar su lucidez y brillo metálico y no deben ser viscosas.

Además, tienes que recordar que, cuando este pescado se exhibe descamado, se pierde un poco su brillo natural. Por otro lado en la superficie la carne tiene que ser lisa, firme, tersa y elástica al tacto, no granulosa.

Si la carne es blanda, obscura y rugosa, el pescado no es fresco. De hecho, podría estar malo y deberías no consumirlo.

Los ojos.

Sus ojos tienen que ser saltones, cristalinos y esféricos, con la pupila negra y brillante, no debe estar manchado de rojo, tampoco tener una coloración azulada o negruzca.

Ya que, en caso de que se vea hundido, con la pupila gris u opaca, significa que el pescado ya no es fresco. Sino que tiene demasiados días y no está bien conservado.

Las agallas y las aletas.

Deben que ser de color rosa intenso, aunque existen algunas especies que no adquieren estos matices, por eso, si te topas con alguna, tienen que ser resbaladizas al tacto y mostrar un aspecto sin mucosidades.

Si están amarillentas o teñidas, y con mucosidad (es decir, no puede estar baboso), ya el pescado no es fresco. Si las agallas se resisten al abrirse, mejor que mejor ¡eso demuestra frescura! Por su parte, las aletas deben estar tiesas y relucientes.

El olor.

El olor del pescado fresco es fuerte y penetrante, huele a mar y a algas. Descartaremos el pescado que tenga un olor más contundente, incluso agrio. Incluso cuando se cocina, el pescado fresco no huele mal.

Sin embargo, hay que vigilar en determinados pescados que el hedor fuerte que desprendan no sea el habitual.

La cavidad abdominal.

En pescados limpios o eviscerados otro indicador de frescura es en la membrana que envuelve el abdomen que debe estar limpia, lisa, y no desprender ningún olor.

Los restos de sangre que hubiese deben ser de color rojo y brillante. El paso anal cerrado, las vísceras de colores vivos y bien diferenciados

Si la pieza ha sido eviscerada, la zona es posible que se muestre hundida y flácida.

No olvides nuestros consejos, y a la hora de comprar tu pescado fresco, el mejor lugar donde puedes adquirirlo es en marisco de Zaragoza, tu pescadería online con servicio Premium.

 

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies